domingo, octubre 22, 2006

Gota de Tinta


El Margen XXXV
(Posición frente a la posmodernidad imperia)l

Gota de Tinta
Salvador Rivera
Escurre lenta, espesa, concentrada hasta llegar al vértice,
entonces cae:
se desborda en una larga trenza
se expande, se libera… cae.
Cae hacia el abismo, hacia un pozo de luz
hacia el ojo de un huracán eterno.

Espiral que levanta a su paso con pecados,
con glorias, con espectros, con faldas de mujer,
con fósiles marinos, con cánticos de guerra, con selvas,
con dolor…
con rabia.

Cae hacia un torbellino que devora equilibrios,
que desmorona santos, que devela verdades,
que arranca a los videntes, a los chamanes, a los iluminados, todo
que disuelve creencias, reliquias celestiales,
tradiciones sagradas…
la investidura sacramental.

Cae, roza con las salientes, con los peñascos de la duda,
con las filosas navajas de la lucidez,
con los cristales de mi locura:
serpientes de la sospecha;
con los troncos secos de mi intranquilidad:
espinas rojas del deseo.

Cae hasta tomarlo todo, hasta dejarlo todo,
hasta volverse esencia, coágulo;
como una bola mágica, como un huevo… un embrión.

Gota de tinta negra que golpea

¡Plafff!

sobre la superficie blanca del papel.

Pero el golpe la aplasta, la descuartiza, desalma…
la hace letras.
Una fila de letras iletradas,
casi mudas, con poco que decir.

En vano las letras, mis letras buscarán la historia.
Sólo un engaño, un atisbo, pastiche de sí misma, simulación.

Pienso, sin embargo:
"alguno de estos días la gota deberá poder llegar hasta la hoja
sin estallar en letras."

Creo que por eso escribo.
Sólo a la espera de una terca gota, de una espesa gota negra...
que se conserve entera,
entera.


1 comentario:

mónica dijo...

Quizás para que eso ocurra debieras volver a escribir con pluma fuente y dejar de lado la tecnológica computadora. Me encantó el poema. Besos